Por Luis Mesina

En estos días estamos siendo objeto de una campaña feroz por parte de las AFP. En efecto, el FONDO E ha experimentado una caída inusual, más de 2 puntos en esta semana. Cuestión que es muy rara, no se explica por cuanto la inversión de estos ahorros – en su mayor proporción, más del 90%-, deben ser invertidos en renta fija, es decir, es el Fondo que menos exposición tiene a la volatilidad del mercado bursátil. Sin embargo, cuando las tasas de interés sufren alzas o caídas muy bruscas, el FONDO E puede ver afectado su rendimiento, cuestión que no es el caso. Entonces, es correcto preguntarse, ¿por qué esta caída?. Y ahí surge la cuestión de fondo, las AFP no publican los mecanismos de la inversión, poco sabemos cómo se compone la cartera, no hay transparencia de su portafolio, por lo que es perfectamente posible pensar que las propias AFP, unas más que otras, pueden estar contribuyendo a con sus “inversiones” raras a perjudicar el FONDO E. Si uno busca en la página de la superintendencia de pensiones explicación a este fenómeno, puede tardarse horas y no hallará nada. En todo caso las AFP no tienen mucho espacio, para hacernos trampas, por tanto, al final de año, la decisión de refugiarse en el FONDO E demostrará que nuestra decisión ha sido acertada.

La discusión nuestra no es sobre rentabilidad, es sobre Seguridad Social.

Hay que dejar el tema de las rentabilidades a los especuladores, ellos tienen de sobra tiempo para mirar el mercado accionario. Los trabajadores que viven de un salario y aquellos compatriotas que ni siquiera tienen empleo y que deben conseguir algún ingreso vendiendo en la ferias o pidiendo limosnas para sobrevivir no tienen tiempo y espacio para estos pasatiempos.

A nosotros nos interesa concentrarnos en acabar con las AFP, que pagan pensiones miserables, que capturan nuestro ahorro para financiar a los grandes grupos económicos, utilizan nuestro ahorro para invertir fuera del país, en circunstancias que Chile requiere de miles de recursos para desarrollar áreas importantes de la economía; pero, este sistema prefiere invertirlos en el exterior y generarnos perdidas y condenarnos a pensiones indignas.

Ahora la tarea debe ser abandonar las AFP Provida y Cuprum y no escuchar a los agoreros que insistirán descargando toda su artillería contra nuestro movimiento, pues sienten que el final se les acerca, pues ante la unidad y la movilización de millones de chilenos que exigen NO+AFP no hay fuerza capaz de oponerse a estos cambios.